Mucho escuchamos hablar de dietas y mucho escuchamos hablar de cerveza. Una suena mejor que otra y por obvias razones sabemos cuál es. Pero… ¿Si hubiera una forma de mezclar cerveza con dieta dirías que estamos locos? Dos cosas pueden salir de la dieta de la cerveza. O terminamos como unos ebrios sin remedio o terminamos como un modelo a seguir para el mundo fitness.

Existen diferentes estudios de personas estudiadas que dictan que la cerveza tiene grandes beneficios para la salud. Ya es el extracto de un cereal, es un buen comienzo. La cerveza de por sí es buena para pasar un rato entre amigos y sacar una que otra risa. Mucho ojo, no vamos a descontrolarnos.

La cerveza es una bebida que además de servir para brindar, nos brinda beneficios al corazón, es una fuente de minerales y vitaminas. Ya bien sabemos que la risa alivia el alma, la cerveza reduce el envejecimiento. Vamos… Otra razón más para abrir una frías y sentarnos a mirar la gente pasar.

Analicemos un poco que pasa cuando tomamos mucha cerveza… Lógico es que vamos más al baño y lógico es que es una bebida diurética. Es esta la propiedad clave que hace que sea posible perder peso ya que por lo general, si tenemos una dieta un poco descuidada vamos a tener retención de líquidos.

dieta de la cerveza

El reto para perder 5 kilos con la dieta de la cerveza.

No solamente vamos a hablar de los beneficios de la cerveza. Vamos a ponernos un reto, el reto de los cinco kilos. En este reto la clave es tomar a diario un vaso de 500 ml de cerveza bien fría, como nos gusta una cuando llegamos de trabajar.

Sin embargo, no todo está en la cerveza. Hay que acompañar de una dieta baja en calorías y baja en grasas. Así que… quizá empezando con eso el día de mañana que tal te sentaría. Veamos laos resultados a corto plazo y veamos los resultados semanalmente para llegar a los cinco kilos perdidos. Ojo, no nos apuremos, veamos los resultados y gocemos de nuestra dieta. ¡Salud y Salud!